Contrato de trabajo vs. contrato

de prestación de servicios

Un contrato de trabajo es un convenio en virtud del cual un trabajador se obliga a ejecutar una obra o a prestar un servicio a un empleador, bajo la dirección y dependencia de éste, mediante el pago de una remuneración, sea cual fuere la clase de ella.

¿Qué Pasa Si No Hay Contrato De Trabajo Firmado?

 

Se entiende que hay dependencia laboral cuando existe un vínculo económico – jurídico, sin importar la denominación del acuerdo.

 

Es decir, si no se firmó un contrato de trabajo, o si se firmó un contrato pero fue en carácter de prestación de servicios, lo que se tiene en cuenta para determinar si hay o no dependencia es lo siguiente:

 

La prestación del servicio o actividad laboral en una forma personal (Art. 21 del Código Laboral);La subordinación del trabajador a la dirección del patrón o jefe, o su representante (Art. 1, 17, y 23 del Código Laboral); yLa retribución económica o salario que el patrón o jefe paga al trabajador como contraprestación en la relación laboral (Art. 1, 12, y 17 del Código Laboral).

 

Se está ante un contrato de trabajo disfrazado de prestación de servicios si existen pagos con facturas por prestación de servicios a una sola empresa, se cumple horario, se tiene un jefe, y se demuestra la continuidad de la contratación por varios meses consecutivos.

 

Si el contratante no cumple con los derechos laborales correspondientes como el pago a IPS, pago de aguinaldo y otros beneficios, se podrá presentar denuncia sobre la situación irregular ante el Ministerio de Justicia y Trabajo.

 

Otros elementos que se tienen en cuenta son la ausencia de riesgos (por inversión en el negocio o emprendimiento), estabilidad, el cumplimiento de horarios, etc.

Si se cumplen con estas condiciones se está ante un trabajador que percibe una remuneración por sus servicios y que está protegido por el derecho laboral.

 

En este caso tendrá derecho a prestaciones laborales irrenunciables tales como: salario, bonificación familiar, aguinaldo, vacaciones remuneradas, y derecho a indemnización en caso de que termine la relación laboral sin responsabilidad de parte del trabajador, entre otros beneficios.

Contrato de prestación de servicios

Un profesional independiente, por el contrario, no recibe una orden o dirección inmediata, no recibe instrucciones.

 

El profesional independiente desarrolla conocimientos técnicos y/o científicos con ocasión de un asunto o trabajo específico, por lo que no está obligado a obedecer ya que tiene derecho a defender su criterio profesional.

 

No está sujeto a horario de trabajo. Es decir, es libre de desarrollar su actividad profesional fuera de los horarios normales de la empresa ya que prevalece el resultado final sobre el proceso.

 

Por su actividad profesional, recibe como pago honorarios profesionales, los cuales son pactados libremente y pueden ser pagados de manera sucesiva o bien en un solo pago de conformidad con lo pactado entre el contratista o cliente y el profesional.

 

Al terminar la relación profesional, no tiene derecho a recibir una indemnización y no está sujeto a pagos mensuales de salarios.

 

El vínculo entre el contratante o cliente y el profesional independiente está regulado por una norma de carácter privado en donde prevalece la autonomía de la voluntad de las partes contratantes; es decir, se regula de acuerdo al Código Civil. 

 

Entonces, si el profesional no cumple horario fijo, no recibe órdenes de un jefe o superior, si factura a varias empresas, no podrá reclamar derechos previstos en el código laboral ni equiparar sus funciones con el de un empleado o trabajador en relación de dependencia.

Contactame por acá

Seguime en las redes sociales para más contenido

  • Negro del icono de Instagram

¡Gracias por tu mensaje!