• Laura Aguiar

Descubrí tu misión personal



Sea cual sea el momento en el que leas esto, te pregunto: ¿qué tal vas con tus propósitos de año nuevo?


Al momento de escribir esto, me tomé unos días para comenzar el año con calma.


Estuve ordenando casa, oficina, y realicé algunos pendientes, y ya más tranquila me dispuse a definir mis propósitos para el nuevo año.


En este tiempo estuve siguiendo publicaciones de especialistas e investigué un poco más sobre cómo fijar metas para el año nuevo, cómo elegir propósitos realizables y a corto plazo para no perder la motivación, cómo disfrutar del proceso y no pensar solo en el resultado, sobre la importancia de un plan de acciones concretas y con fecha definida, etc.


Y me acordé de un artículo del New York Times que leí hace unos años, que creo complementa bastante bien todo lo que se ha dicho hasta ahora sobre los propósitos de fin de año (New Year resolutions en inglés). 


El artículo trata sobre la conveniencia de olvidar la forma tradicional de listar los propósitos, y de crear, en contrapartida, una declaración de misión personal.  Podés ver el artículo original aquí


La declaración de la misión personal responde a la pregunta ¿por qué? o ¿para qué?

Al crear una declaración de tu misión personal, identificás mejor cuáles son tus valores subyacentes, aquellas causas o razones que te motivan realmente a realizar cualquier actividad en vez de enfocarte solamente en una meta individual, que al no estar conectada con tu “por qué”, no lográs cumplir.


El concepto en sí no es nuevo. Fue popularizado por Stephen Covey en “Los 7 hábitos  de una mente altamente efectiva”. Está relacionado también con el conocido círculo de oro de Simon Sinek, quien escribió “Starting with why” (Empezando con por qué).


Un ejemplo de un propósito de año nuevo muy popular y poco efectivo es el bajar de peso, cuyo plan de acción consiste en comer más sano e ir al gym dos a tres veces por semana.


Sucede que al no estar alineado con las motivaciones reales para lograr bajar de peso, solo será un plan de acción, una guía de lo que se debe hacer, y en poco tiempo, ante la primera dificultad o distracción, se abandonará el plan.


Como dice el artículo, si se comienza con el por qué, perder peso simplemente para verse bien, por ejemplo, parecerá un poco superfluo; entonces, será mejor preguntarse cuál es el verdadero objetivo detrás de ese deseo de perder peso.


Una razón fuerte y motivadora podría ser “convertirme en un modelo a seguir para mis hijos, un ejemplo de perseverancia, actitud positiva y de hábitos saludables”.


Otra misión personal podrá ser declarada de la siguiente manera: “ser una madre feliz, alegre, y con energía para acompañarlos en cada etapa de su crecimiento”.


Entonces, en vez de hacer una lista de deseos y un plan de actividades a realizar en el nuevo año, enfocate en encontrar cuáles son tus motivaciones, tus valores, tu principios guía que capturan lo que realmente querés en tu vida.


Reconocer tu misión personal será un comienzo.


El siguiente paso será examinar los obstáculos que te limitan y evitan que logres estar alineada con tu misión. 


Finalmente, podrás desarrollar un plan, con objetivos, metas y acciones para el corto y mediano plazo que te ayudarán a mantenerte motivada y cada día más cerca de alcanzar lo que anhelas.


¿Ya sabés cuál es tu misión personal?


Estas preguntas te pueden ayudar a declarar tu misión:


  • ¿Cómo te gustaría que la gente te describa?

  • ¿Cómo quieres ser recordada?

  • ¿Quién o qué es lo más importante en tu vida?

  • ¿Cuáles son tus valores más profundos?

  • ¿Cómo defines el éxito en tu vida?

  • ¿Qué hace que te levantes de la cama cada día?

  • ¿Cuál es tu por qué?


Si necesitás tomarte un tiempo para redactar tu misión, y por ende, tus propósitos para el nuevo año, no te preocupes, hacelo más adelante, cuando te sientas tranquila y cómoda, pero hacelo


El tener definida tu misión te va a servir para muchísimas situaciones, como decir no a una propuesta que nada tiene que ver con tu misión en la vida, disfrutar más del tiempo que compartís con tu familia,  o diseñar un negocio, por ejemplo.


Podes inspirarte leyendo sobre la misión personal de líderes famosos, como el artículo publicado por la Revista Forbes que te comparto aquí


Este artículo menciona que la famosa comunicadora Oprah Winfrey tiene como misión personal: “ser una maestra (teacher), y ser reconocida por inspirar a sus estudiantes a ser más de lo que ellos pensaron que podían llegar a ser”.  


Otra misión personal digna de destacar es la de Amy Ziari, fundadora de la consultora Pasta, que expresa más o menos así: "Vivir la vida con integridad y empatía, y ser una fuerza positiva en la vida de los demás". 


Una declaración sencilla, fácil de recordar y aplicar en todos los aspectos esenciales de la vida. 


Si te interesan estos temas y necesitás ayuda para definir tu misión, planificar tu año, y de paso la economía de tu familia, no dudes en escribirme y solicitar una entrevista.


6 vistas0 comentarios