• Laura Aguiar

Empresas familiares paraguayas exitosas y cómo proteger tu patrimonio

Actualizado: feb 24



En el año 2015 Paraguay tenía 700.000 empresas familiares (Fuente: BID). Estas producían el 65% de los bienes y servicios del país y generaban el 66% de los empleos. Como las cifras mencionadas son muy considerables, es probable que vos también formes parte de una empresa familiar.


Así pues, hoy quiero compartir contigo los conceptos clave que necesitás conocer para protegerte.



Empecemos por el fundamento: ¿Qué son las empresas familiares?


Son aquellas en la que los miembros de una o más familias trabajan, dirigen y/o son dueños del capital con una característica común: el deseo que la empresa continúe en la siguiente generación.



Esto ocurre en el 75% de las empresas familiares en la primera generación, 16% pasan a la segunda generación, 8% a la tercera y solamente el 1% a la cuarta generación. El desafío es lograr que estas empresas familiares sean sosteniblesen el tiempo, y para ello hay dos aspectos a tener en cuenta: el crecimiento y el traspaso generacional.


Estos aspectos tienen mucho que ver con la definición de cuál es el lugar de cada miembro, cuáles son las metas compartidas y cómo compatibilizan las distintas expectativas, capacidades y actitudes frente al compromiso y al poder.


Muchas de ellas empezaron como pequeños emprendimientos y fueron evolucionando hasta convertirse en modernas organizaciones con posiciones de liderazgo en la industria en la que compiten.



El modelo típico de una empresa familiar. ¿En qué lugar estás vos?


Un modelo que explica visualmente la vinculación entre los tres elementos de la empresa familiar es el modelo de los tres círculos, propuesto por Davis y Tagiuri. Esta estructura explica la forma en que conviven y se sobreponen los elementos familia, empresa y propiedad.



El gris está formado por las personas que pertenecen al mismo grupo familiar. El círculo ocre, el de la empresa, comprende el conjunto de personas que trabajan dentro de la empresa y que reciben un sueldo o el fruto del trabajo que desempeñan. El círculo verde determina quiénes son dueños de las acciones de la empresa, función que genera una serie de deberes y derechos sobre la sociedad.




El traspaso generacional y los roles de la mujer


Dijimos que lo que caracteriza a la empresa familiar de otra empresa es el deseo de continuidad de la empresa entre generaciones (de abuelos fundadores, a hijos y nietos).



Para que eso ocurra es necesario ocuparse de la planificación del traspaso generacional, sí o sí.


En este sentido, la figura de una mujer será importante en toda empresa familiar, ya que de forma directa (porque trabaja en el día a día en la empresa aunque solo sea dando su voz y voto) o de forma indirecta (siendo líder emocional) influye en las decisiones y en la continuidad de la empresa.



Sea cual fuere la participación de la mujer en la empresa familiar, hay temas que debe conocer sin falta para proteger sus bienes y a su familia, especialmente si depende de los ingresos que la o las empresas del grupo familiar generan.

Aprender a separar las finanzas personales de las de la empresa, planificar correctamente la economía familiar, e informarse sobre las medidas para mitigar riesgos, es fundamental. Pedí una charla de 10 min conmigo sobre este tema GRATIS.


LA ESPOSA: EL APOYO


Hay varios tipos de esposa:


1. La casada legalmente con un hombre que cumple un papel importante en el desempeño diario de la empresa.

2. La esposa fundadora o cofundadora.

3. La segunda esposa.


Al decir esposa me refiero a la que está casada legalmente.

La diferencia entre la pareja y la esposa es muy importante y hay que tenerla en cuenta. En algunos casos también puede haber una unión de hecho, lo cual generará ciertos derechos y obligaciones.


La esposa suele preocuparse por la seguridad económica de la familia, la calidad de vida familiar (vacaciones, casa cómoda, educación de calidad para los hijos, etc.). También de la calidad de vida del marido, de su salud y del estrés; de la transmisión y conservación de valores familiares, del sentido de pertenencia y de la unidad.


La esposa fundadora o cofundadora juega un papel muy importante en la continuidad de la empresa familiar, tanto si ha trabajado en la empresa como si ha sido sostén del jefe fundador o cofundador desde lo afectivo, con ideas y en algunos casos recursos.


La segunda esposa suele tener un papel un poco más difícil ya que su integración no suele ser sencilla. Para los hijos es la madre la que debe tener un derecho adquirido para opinar. Así, la intervención de la nueva esposa puede agravar el ambiente de conflicto que pueda haber en la familia. Se complica aún más todo cuando hay hijos de un matrimonio anterior y nuevos hijos en común.


LA MADRE: LA UNIDAD


Como el deseo de toda empresa familiar es la continuidad, todo lo referido a:

- embarazo,

- maternidad y paternidad,

- medidas de protección físicas para la gestante y emocionales durante el puerperio,

- el tipo de ayuda que requerirá durante los primeros años de sus hijos,

- lo que se puede esperar en cuanto al nivel de dedicación al trabajo y compromiso con la empresa, etc.

son cuestiones que deben considerarse como trascendentes y relevantes.


No se deben ignorar los cambios y aplicar las mismas reglas para solteros, casados sin hijos, padres con niños pequeños, adolescentes o adultos. Debe haber normas claras y para todos, sí, pero también flexibilidad según la etapa del ciclo de vida familiar por el que cada uno atraviesa para que se atiendan las necesidades de cada momento.


Las madres cumplen muchas veces un rol inspirador. Sus palabras y actitudes suelen ser determinantes para la unidad y resiliencia en la empresa. Su postura respecto a cuestiones de género o el mayorazgo son fundamentales sobre los aspectos que hacen a la igualdad de oportunidades entre sus hijos.



HIJAS: DESIGUALDAD DE TRATO FRENTE A LOS VARONES


Las manifestaciones de machismo persisten todavía en la cultura familiar, aunque no siempre haya plena conciencia de ellas.


Lastimosamente, estas frases todavía se escuchan: “si fulanita fuera varón, tendríamos resuelto el problema de sucesión, pero esta no es una empresa para mujeres”, o "no puedo mandar a mi hija a sentarse a discutir con mis competidores; allí la comerán viva”. También suelen decir: “Si mi hija trabajara al igual que sus hermanos, yo la reconocería por igual, pero ella siempre tiene alguna excusa vinculada con sus hijos, no demuestra interés real.”


Por suerte hay hijas que establecen un excelente diálogo con su padre/madre (fundador), son entrenadas a tiempo y son llamadas a sucederlos.


A veces pasa que una hija no tiene interés real en trabajar en la empresa pero se siente comprometida emocionalmente con su familia, y por no poder hablar con sinceridad de sus deseos y pretensiones, tanto empresa como familia se ven afectadas negativamente.


En todos los casos, el equilibrio entre familia y trabajo debe primar siempre.



HERMANAS: CELOS


El orden de nacimiento suele ayudar a entender la personalidad de cada hijo/hermano. Las diferencias en atenciones y exigencias de los padres hacia los hijos pueden producir celos y frustraciones. No siempre se ven los efectos hasta que ya es demasiado tarde.


Los celos, la envidia, y la rivalidad entre hermanos, si no son controlados deben ser examinados por un profesional externo (por el bien de la continuidad de la empresa).


Cuando los sentimientos afectan el desarrollo normal y funcional de una empresa familiar, el consultor, experto en gestión de empresas familiares, será quien podrá poner un paño frío a la situación y ayudará a tomar decisiones estratégicas que favorezcan a los intereses del grupo familiar. Pedí una charla de 10 min conmigo sobre este tema GRATIS aquí.



NUERAS, SUEGRAS Y CUÑADAS: UNEN O SEPARAN



Las mujeres como parientes políticas tienen un rol muy importante en el cuidado de las relaciones familiares. De hecho es casi una cuestión de supervivencia.



Nueras, suegras y cuñadas son las que transmitirán valores positivos hacia la empresa o antipatía, incomprensión y disconformidad respecto a la misma y a la familia.



En muchas familias empresarias los parientes políticos no tienen derecho a ocupar ningún rol en la empresa familiar. En otras empresas sí se admite a los parientes políticos, pero sin poder ejercer un cargo de dirección o cargos como consultores externos. Verdaderamente no hay una receta única, cada familia puede determinar sus propias normas.



A pesar de que haya acuerdos de no incorporar a parientes políticos en las cuestiones de la empresa, en caso de fallecer un hijo/a casado serán herederos y podrán convertirse en accionistas, lo que significa que tendrán voz y voto en las asambleas.


Además, el pariente político que herede será, a su vez, administrador de los bienes de sus propios hijos en caso de ser menores de edad.


En definitiva, como habrás podido ver, el entramado de las empresas familiares puede llegar a ser muy complicado. Es por ese motivo por el que es fundamental conocer a fondo el derecho sucesorio. Si querés proteger tu patrimonio, ordenarte y planificar para el futuro podés pedirme una mini charla sin costo. Hacé clic aquí para gestionar una cita.



50 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo