• Laura Aguiar

¿Qué es el ciclo de vida familiar?



La familia es el primer grupo social al que pertenecemos. En todas las formas de cultura, la familia fue y es el pilar de formación de la sociedad.


Familia en el concepto tradicional se refiere a mamá, papá e hijos. No obstante, una familia puede estar constituida por uno solo de los padres y los hijos, uno de los padres y otros familiares, padres a cargo de sus propios hijos y de otros adultos mayores con autonomía limitada, etc.


Se podría hablar entonces de un concepto amplio de familia y de otro más restringido.


Derechos y obligaciones


Como personas, y de acuerdo a las leyes vigentes, tenemos ciertos derechos y obligaciones que están relacionados con nuestros vínculos familiares, y con las fases del ciclo de vida familiar.


En derecho, la rama que se ocupa de estudiar el conjunto de normas jurídicas que regulan las relaciones personales y patrimoniales de los miembros de la familia para con ellos mismos y frente a terceros se conoce como derecho de familia.


Si querés conocer un poco más sobre las leyes que regulan las relaciones familiares hacé click aquí.


Psicología, marketing y finanzas


Con la ayuda de la sicología, podemos entender también que las familias atraviesan distintos tipos de crisis (con consecuencias legales también), que según las características de las mismas pueden ser evolutivas -que provienen de cambios esperables y son parte del desarrollo de la vida- como un embarazo, la salida de los hijos del hogar, problemas de salud propios de la edad, etc.;  o inesperadas, aquellas que sobrevienen bruscamente y no son parte de la línea evolutiva habitual, por ejemplo: una muerte temprana de un padre, la pérdida de un empleo, divorcio, etc.


Lo cierto es que las fases del ciclo de vida familiar, sus características comunes y sus excepciones, están muy bien estudiadas por mercadólogos y dueños de negocios.


Esto es así porque los productos o servicios de un negocio deberán estar orientados a satisfacer las necesidades de un perfil específico de cliente que integra una fase o segmento meta.


No hace falta conocer mucho de finanzas o economía para comprender que los gastos de una pareja recién casada son bien diferentes a la de los padres primerizos o con hijos en edad escolar. Ni hablar de la adolescencia o del  cuidado de ancianos.


Ahora bien, la educación financiera es muy importante y necesaria.


Una familia que es ordenada en sus finanzas, que mantiene hábitos de ahorro y consumo razonable, que realiza inversiones estratégicas, que sabe cómo usar el crédito y los seguros, que conoce el sistema financiero y las medidas de protección a su favor, tendrá más probabilidades de soportar mejor las contingencias y acceder a ciertos niveles de bienestar en las distintas etapas de su ciclo familiar.





Ref.: Alejandro Retamoso (2002). Ciclo de vida familiar, patrones reproductivos y el trabajo como activo: evolución y estrategias en Uruguay.  Notas de población Nro. 74. Revista CELADE. Disponible online en https://tinyurl.com/y8vzloxr


Etapa inicial

A partir de los 20 hasta los 30 años aproximadamente, se observan aumentos en los ingresos como consecuencia de un ascenso o cambio de trabajo, comúnmente se obtiene un primer título universitario y se va adquieriendo más experiencia en un determinado negocio o profesión.  Aparecen también las decisiones que van definiendo las prioridades de cada persona como estudios, trabajo, pareja, etc. Comienza una nueva familia.


Etapa I, II y III


Entre los 30 y 44 es un periodo de consolidación familiar. Se consolida también la carrera laboral o profesional, y se realizan las primeras inversiones financieras a largo plazo (compra de vivienda y/o automóvil mediante préstamos bancarios). La crianza y cuidados de los hijos son factores importantes en el presupuesto familiar. Los seguros de salud, de accidentes y daños a terceros, y seguros de vida adquieren relevancia dado que comienzan las preocupaciones por el bienestar presente y futuro de los miembros del grupo familiar.


Entre los 45 y 50 años la actividad laboral llega a su punto máximo de ascenso y se mantiene por un tiempo. Se observa en esta etapa que el cambio de empleo o de carrera es menos común.


En cuanto a los ingresos esta etapa se caracteriza por una especie de estabilidad laboral o económica. En cuanto a los gastos, se sigue destinando recursos al cuidado y manutención de los hijos, especialmente para educación y salud.


En esta etapa, el hábito del ahorro ya debe ser parte del presupuesto familiar y es el momento en que se recomienda planificar las estrategias de inversión a largo plazo que permita al menos mantener un nivel de vida similar al conquistado durante las siguientes etapas de la vida. Dicho de otra manera, un plan de inversión y ahorro con una clara línea de meta: la jubilación.


Es por esto que en este periodo se observa un notorio incremento en inversiones destinadas a obtener ingresos pasivos (por ejemplo, la adquisición de una casa para alquilar, o invertir en títulos de deuda que generen intereses).


Etapa del Nido Vacío


Entre los 51 y 65 años muchas parejas experimentan la partida del hogar de los hijos, para algunos es un periodo traumático. Para otros, liberador.


Suele ocurrir también que en esta etapa deben invertir tiempo y recursos en el cuidado de los propios padres ancianos que requieren atenciones especiales debido principalmente a la pérdida de autonomía.


Esta etapa significa también para algunos la oportunidad de hacer todas las cosas que no pudieron hacer cuando sus hijos vivían en el hogar y cuando tenían que preocuparse por pagar sus gastos. Para algunas madres suele ser el momento de reanudar su educación formal, de ingresar o reingresar al mercado de trabajo y buscar nuevos intereses.


Suele ser ocasión para la búsqueda de nuevos pasatiempos. Es el tiempo adecuado para viajar, entretenerse, tal vez redecorar su vivienda o venderla para comprar una nueva casa.

 

En esta etapa las parejas suelen tener un mayor ingreso disponible en virtud de sus ahorros e inversiones, por haber recibido alguna herencia, y por sus gastos que son más bajos que antes (ya no pagan hipotecas ni el costo de los estudios de sus hijos). En esta etapa las parejas casadas tienden a disfrutar de mayor holgura económica, por esta razón suelen ser clientes de artículos de lujo, automóviles nuevos, muebles caros y de vacaciones en lugares lejanos.


Hacia la mitad de este periodo, muchas parejas empiezan a tomar conciencia de que las fuerzas para trabajar van disminuyendo y que algo deben hacer para mantener el mismo nivel de ingresos sin tanto esfuerzo. La jubilación es algo que empieza a resonar con más frecuencia. Para esta época, muchos ansían convertirse en abuelos.


Lo ideal será llegar a los 55 con cierta estabilidad y dedicarse en los siguientes años a establecer mecanismos para mitigar riesgos y que a la vez permitan obtener ingresos iguales o superiores a los gastos que conlleva el estilo de vida que eligen por encima de todo el ahorro acumulado a lo largo de la vida tiene que estar seguro. La seguridad suele ser lo más importante; no perder antes que ganar. Las inversiones, si se realizan, deberían ser más conservadoras. 


A partir de los 65 años comienza el periodo de jubilación, para muchos el final del ciclo productivo y es el momento en el que el patrimonio adquirido a lo largo de la vida juega un rol fundamental. Si se ha adquirido una buena cultura de ahorro desde edades tempranas y se ha llevado a cabo una adecuada planificación patrimonial,  alcanzada esta etapa, se podrá disfrutar de un retiro cómodo.


¿Por qué es importante conocer el ciclo de vida familiar?


Si entendemos bien las necesidades y características de cada etapa del ciclo de vida familiar, cuando nos encontremos en una etapa podremos  llegar mejor preparados a la siguiente, y mediante un plan de gastos, que favorezca el ahorro y la inversión, y mediante medidas de protección familiar y patrimonial, los resultados serán más cercanos a los deseados.


Te invito a seguir leyendo los artículos del blog y mis publicaciones en redes sociales.


Encontrarás información relevante sobre economía, derecho, y   planificación patrimonial.  

Y si necesitas una guía clara para empezar a planificar la economía de tu familia no dudes en contactarme.


¡Gracias!



14 vistas0 comentarios